LA AVENTURA DE LOS MELLIZOS

 
 

LA AVENTURA DE LOS MELLIZOS MONTORO

Entrevistamos a los mellizos Montoro para saber cuales fueron sus vivencias e impresiones durante el recorrido de 3.400 km que los separa de Málaga a Copenhague, y en la que se enfrentarían en la finalización de dicho viaje al Ironman que se celebro en la capital de Dinamarca.  

Interview by Juan Moreno, images by Montoro twins

 

 
 
retocada_02.jpg
 
 
 

Jorge y Kiko, sois mellizos, aprobasteis las oposiciones de profesor de educación física el mismo año, padecisteis más tarde, el mismo año también, un tumor cerebral del que ya estáis recuperados e hicisteis juntos los 3.500 kilómetros que separan Málaga de Copenhague. ¿sentís que tenéis algún tipo de conexión especial por el cual os hace a veces sentir y hacer lo mismo?

No tenemos ninguna conexión especial, en el sentido que a veces se presupone a gemelos o mellizos, del tipo que uno siente algo que le pasa al otro en la lejanía o cosas así, es más, no creemos realmente en eso. Lo que si tenemos es un nivel de entendimiento máximo, tenemos las mismas aficiones, hemos tenido las mismas formaciones, mismos amigos, mismas experiencias y hemos compartido tantas cosas a lo largo de nuestras vidas que podríamos decir que nos conocemos a la perfección. Tenemos los mismos proyectos y trabajamos muy bien en equipo, de hecho nos encanta hacerlo porque sabemos que nos multiplicamos en vez de sumarnos.

 

Tengo entendido que fue en el hospital, durante la recuperación de Kiko, que tuvo que ser nuevamente intervenido, cuando se empezó a gestar la idea de este viaje. ¿os ayudó la ilusión del deporte y pensar en nuevos retos a la hora de enfrentaros a la enfermedad que padecisteis?

Siempre decimos que somos “optimistas patológicos”, la enfermedad la hemos afrontado con todo el optimismo que se puede tener, pero sin duda la mentalidad deportista y tener proyectos para el futuro te ayudan, no solo a recuperarte sino a querer hacerlo más rápido. A cada entrada en el hospital venía acompañándonos no el miedo de lo que pudiera pasar, sino las ganas de recuperarnos lo antes posible para afrontar los proyectos deportivos, profesionales y personales que teníamos, que generalmente compartimos y que no son pocos.

 

¿Qué cosas echasteis a la mochila cuando salisteis de Torre del Mar?  desechasteis alguna cosa al daros cuenta de que no eran necesarias? Y, al revés, ¿con qué no salisteis y pronto visteis que os iba a ser necesario?

Nuestras mochilas eran realmente pequeñas, de tan solo 12litros y meditamos muchísimo durante bastante tiempo qué llevar y qué no. Sabíamos que no debíamos cargar con mucho peso, por lo que la elección del “material indispensable” que nos llevamos fue algo a lo que dedicamos bastante tiempo. Llevamos la ropa de triatlón puesta más una de recambio, un pantalón corto, dos camisetas técnicas, un cortaviento, herramienta multiusos, unas chanclas, unas zapatillas para correr, un bañador, gafas, gorro para nadar, una toalla pequeña y también llevábamos puestos, obviamente, casco, guantes, zapatillas y calcetines (más unos de repuesto). Además de esto llevábamos un bidón con tubular de recambio y  una pequeña bomba. Creo que no olvidamos nada…. Bueno sí: La ilusión infinita por realizar una aventura que representaba mucho para nosotros.

Tenemos que contar para que se entienda bien, que este equipaje lo llevábamos siendo conscientes de que teníamos que llegar hasta el sur de Alemania con lo puesto, y que allí en Baden se sumaría Laura (mujer de Kiko) para ir acompañándonos en coche hasta Copenhague, y ella nos traía una maleta con más cosas que necesitábamos, especialmente ropa de más abrigo.

La verdad es que no necesitamos hasta llegar a Baden nada que no tuviésemos, y el peso que fuimos cargando a nuestras espaldas fue muy liviano, por lo que la planificación al respecto fue perfecta.

 
 
 
20597155_199007833967499_2547394110369490921_n.jpg
 
 

"Siempre decimos que somos “optimistas patológicos.”

 
 
 

 

Durante el viaje, hacíais una media de 150km por día, más algunos días entrenamientos para el ironman al que os enfrentabais a final del viaje. ¿tuvisteis tiempo de hacer turismo después de las largas jornadas de viaje y entrenamiento?

Todos los días hicimos turismo, la gran mayoría de los días llegábamos antes del mediodía por lo que comíamos, descansábamos un poco y aprovechábamos para hacer turismo por las tardes. Muchos de los días fuimos corriendo a visitar las ciudades, en los sitios de playa fuimos a nadar al mar, y en los de interior en algunos buscábamos piscinas para entrenar la natación, pero siempre tuvimos tiempo para visitar algunas de las cosas más importantes de cada uno de los sitios por los que pasamos, pero “sin el estrés del turista” que quiere verlo todo.

 

¿Os encontrasteis con alguna situación complicada durante el camino?

La más complicada fueron los 3 últimos días en el norte de Alemania ya que nos pilló lluvia, viento y temperaturas en torno a los 10 grados, por lo que tuvimos unos días en los que nos tocó sufrir, pero es algo para lo que íbamos mentalizados, casi que cuando vas a una aventura de estas esperas enfrentarte a las adversidades, y aunque en el momento fue duro, después es de las cosas que recuerdas con más pasión. Realmente íbamos para encontrarnos con esas situaciones.

 

Durante el recorrido visitasteis varios países europeos, ¿como fueron vuestras sensaciones y anécdotas con la gente que os ibais encontrando?

La verdad es que no podemos tener quejas por ninguno de los sitios por los que pasamos, en todos recibimos ayuda de todas las personas a las que se la requerimos. Creo que cuando te ven en una bici, portando tu equipaje y nos preguntaban a dónde íbamos, por un lado pensarían que estábamos locos y nunca tuvimos una petición de ayuda que no fuese atendida. Todas las personas que nos encontramos fueron hospitalarias y en muchos casos cariñosas con nosotros. Casi lo mejor que te llevas en estos viajes son las experiencias con las personas que te vas encontrando o vas compartiendo momentos del viaje, por encima de las ciudades, paisajes y experiencias nuestras.

 

Marchasteis el 20 de Julio para realizar un mes de trayecto hacia la capital de Dinamarca ¿Durante el recorrido os habéis sentido tentados en algún momento a dejarlo todo y regresar?

No, ni si quiera en los días que tuvimos más malos nos lo llegamos a plantear. Habíamos planteado bastante bien las etapas, con las fuerzas que tenemos, éramos conscientes de que el reto era muy exigente pero estaba a nuestro alcance, el objetivo era vivir la aventura y ser capaces de hacerlo llegando bien para hacer el ironman.

 
 
 
 
20476357_196387644229518_2858434963292444413_n.jpg
 
retocada_01.jpg
 

"Lo más complicado fueron los 3 últimos días en el norte de Alemania ya que nos pilló lluvia, pero es algo para lo que íbamos mentalizados."

 
 
 

 ¿Qué sentís al regresar a la rutina después de un viaje de desconexión de la vida cotidiana? ¿recomendáis este tipo de aventuras?

Cuando estás un mes de aventura retomas los placeres de la vida cotidiana con muchas ganas, reencontrarte con tus seres queridos, las comodidades del hogar, cosas que normalmente no valoras tanto cobran más importancia cuando las echas en falta durante un tiempo.

Cualquier tipo de aventura que te haga salir de tu zona de confort es algo muy recomendable para todo el mudo, son experiencias que te enriquecen.

 

¿Qué conclusión personal habéis extraído tras la experiencia de vuestro viaje?

Que la ilusión y el esfuerzo te pueden llevar muy lejos, pero es conveniente hacerlo todo con cabeza.

 

Después de este gran viaje y la competición supongo que el cuerpo os pedirá descanso, pero ¿Tenéis en mente algún nuevo reto?

 Siempre tenemos retos en mente deportivos y de otra índole. Ahora estamos inmersos en un proyecto empresarial y hemos estado un poco más relajados deportivamente, ya que se prevee para Mayo la apertura de un centro de Medicina Deportiva en Vélez, que abrimos junto a nuestro hermano Álvaro que es médico deportivo.

Pero tenemos otros retos deportivos en la cabeza, para este verano de momento tenemos previsto cruzar el estrecho de Gibraltar a nado, y aunque se nos ocurren muchas “locurillas” el tiempo y las ganas nos dirán a cuales nos enfrentaremos.

 
 
 
retocada_04.jpg
 
 
 
 

"a ilusión y el esfuerzo te pueden llevar muy lejos,pero es conveniente hacerlo todo con cabeza."

tecocada_05.jpg
 
 
 

 
 
 

ANTERIOR:DAILY DRAWINGS

This visual diary allows us to imagine the many anecdotes that occurred during Julian Cox´s cycling trip

 

SIGUIENTE:

BUS STOPS

Julian Cox shows us his photo project of his cycling journey from London to Mumbai and an insight to the motivations that took him to take this trip.